martes, 10 de junio de 2008

Hasta siempre

Ya no os puedo decir si he tenido un mal o un buen día, ya no sé que os puedo decír, para mi los días últimamente son todos raros, por lo menos desde un tiempo hacia adelante, cuando tengo un mínimo de aire en los pulmones y pienso en hacer algo por mi mismo, una especie de latido me bate con fuerza y vuelve a dejarme las reservas de aire al 50%, lo justo para respirar sin morir…Apenas puedo teclear en el ordenador. Estoy tan sumamente destrozado que he perdido la movilidad en cada una de mis articulaciones. Llevo sufriendo el escarnio público desde que apenas tenía seis años, solo que con seis años uno es lo suficientemente inocente e ingenuo para darse cuenta de que eso tiene un nombre y se llama “estar realmente jodido” ser el conejillo de indias y la diana a todas las flechas es bastante doloroso, pero yo tengo una vida propia, y yo solito me he metido en el barro hasta las cejas, y supongo que eso significa que yo mismo debo salir de él…
Ha llegado la hora de coger el toro por los cuernos. Ya me he lamido las heridas, toca levantarse y seguir adelante, creedme sé lo que tengo que hacer. En esta vida se aprende sufriendo y voy a empezar a aplicar mis conocimientos. Se acabó confiar en quien no lo merece, se acabó dar lo mejor de mí para recibir a cambio solo desprecio y dolor. Ahora es momento de emprender un nuevo camino. no os preocupéis por mí. Sé muy bien lo que tengo que hacer. Pero eso no significa que tenga que enterrar por completo esta etapa. No todo han sido sinsabores y decepciones, he conocido seres humanos extraordinarios que me han querido y apoyado, a los que siempre llevaré en mi corazón, junto con las lecciones que me enseñaron. La alegría de vivir, la solidaridad, la capacidad de superación, la dignidad, y sobre todo, el inmenso valor de la amistad, sin la que nada en esta vida tendría sentido. gracias por estar siempre ahí, pendientes de mis alegrías y de mis penas. Ha llegado el momento de mi despedida, algún día tienen que acabar las cosas viejas, para que puedan comenzar las nuevas. Hoy es ese día: el último de esta historia.
Estas son las últimas líneas que escribo en mi blog, no os puedo prometer que vuelva, quizás lo haga o tal vez no, necesito tiempo, necesito cambiar, llevo la cara tapada con las manos allá donde voy y estoy cansado así que solo os puedo decír... Hasta siempre…

3 comentarios:

Craso dijo...

Hombre, ahora que acabo de conocer tu blog.
Piénsatelo antes, y no desesperes, esa sensación la tenemos muchos, pero se supera, de verdad.
Siempre hay malas rachas, pero ánimo, y ya verás, que todo se pasa.
:-)

Craso

pipilota dijo...

:(

No puedo decirte más de lo que ya te he dicho en este tiempo.Sólo reiteraré que si te vas te echaré de menos.

Te mando un abrazo fuerte y un montón de besos.

el elegido dijo...

Gracias craso por seguír ahí y serme un fiel lector jeje se agradece muchisimo aún ando yo buscando la forma de poder escribirte y leerte a ti porque tu blog no me deja, Pipilota nunca he esperado que me dijeses algo con respecto a mi, todo lo contrario solo necesitaba sentir mi dolor y aprender de él en la más absoluta soledad, ya lo he hecho y créeme que he aprendido la lección.