martes, 24 de junio de 2008

La noche de San Juan

Anoche hice una brasa, no una hoguera pero encendí la barbacoa en mi gran patio que bueno, con toda la humildad del mundo y el sentimiento la intención era la mejor y como es costumbre aquí se asan piñas, creo que en territorios peninsulares se llaman mazorcas, aquí se dicen piñas, y ya que estaba pues asé unos pinchos y algo más. El caso es que llamé a mi mejor amiga para pasar la noche con ella y después de pasar horas hablando y tomarnos una cerveza como solemos hacer a menudo, se marchó para su casa. Su madre un rato antes me había dicho que hoy por la noche a las doce más o menos mirase a la luna mientras pedía un deseo, yo como buen alumno lo hice, tras ducharme subí a la azotea, normalmente la luna alumbra todo el patio y no me hace falta subir pero esta vez lo hice, quería asegurarme de que todo fuese perfecto y tan perfecto, que mi sorpresa es que ayer no había luna, por lo menos donde yo estaba no, siempre la hay y de mi azotea se ve muy bien y ayer no la había, tras adoptar posturas felinas en las esquinas que separan la casa del vacío al suelo en búsqueda de la gran piedra brillante no encontré nada, así que miré al cielo y escogí una estrella, una que me llama la atención porque es grande y brillante, brilla mucho, más que ninguna otra y la escogí para mi gran misión, encomendarle un deseo, no uno cualquiera, uno especial, uno que solo lo pediría en una noche mágica porque sé que cualquier otra noche nada ni nadie tendría fuerza para poder llevarlo a cabo, así que si la noche es mágica y la estrella recibió el mensaje espero de verdad hacer ese deseo realidad sin necesidad de seguir frotando lámparas de genios vacías.
Felicidades a todos los juanes y juanas y a los que no también, por cierto ayer una amiga me dijo que no saliese de casa porque le pegaban fuego a las brujas y brujos… y digo yo, tener amigos para esto… en fin, que deciros que quiero a esa amiga y a vosotros.

3 comentarios:

Pipilota dijo...

Yo el año pasado confié mucho en la noche de San Juan, pero este año he pasado olimpicamente del tema. Eso sí, la noche me regaló una de las mejores tormentas del año.

Espero que tu deseo se cumpla ;)

Craso dijo...

Coincido con pipilota, que tormenta!!!!
Me alegro de que estés más motivado, y espero que esa estrella (debía ser un planeta), te de lo que pedías.
Gracias por tus consejos, los valoro mucho :-)
Un besote.

Craso

el elegido dijo...

yo tengo suerte de vivir en una maravillosa Gran Canaria asi que tormentas pocas jiji, yo Pipilota tampoco es crea mucho en eso de pedirle deseos al cielo porque son cosas de niños pero total, ya a estas alturas que puedo perder??, y craso no agradezcas nada porque cada letra de cada palabra que escribo en tu blog va directa desde el corazoncito así que no me des gracias y sé feliz a pesar de todo!